Máster en ser rastrero

Por si ustedes no se habían dado cuenta, estamos en una cosa superchunga que se hace llamar crisis. En esto estamos todos de acuerdo (algo es algo). La cosa es que hay gente que piensa que la crisis es un estado mental (y no, no nos estamos refiriendo a ese momento hacia las cinco de la mañana, en el que te ves en la tesitura de tener que decidir si has bebido suficiente o necesitas asesinar a un par de neuronas más), vamos, que uno puede salir de la crisis si quiere y es creativo montando, por ejemplo, un negocio de hacer bragas de petit point. Dicen que cuántas más cosas sepamos hacer mejor, que el saber no ocupa lugar (excepto en el currículum).

Hace poco leía yo un reportaje en el que se aseguraba que ante tiempos de crisis, las personas apostaban por la formación. Ya se sabe, uno se queda en paro contando los pasos que hay desde su casa hasta la oficina de empleo más próxima, mirando las musarañas, y entonces le surge la idea:

-Ay, Dios. Todo esto es culpa mía. Necesito formarme para encontrar trabajo.

Porque, claro, las dos carreras, los tres másters, los veintisiete cursos y tu cara de pánfilo dispuesto a todo por un mísero contrato en prácticas no es suficiente.

Verán ustedes, yo me estroncio de la risa cada vez que tengo la radio puesta y sale la cuña del CCC, diciendo “Feldesponcia no necesita suerte, lo que necesita para conseguir ese trabajo es el título en ESO”. Más que nada porque yo tengo el título de ESO, de ESTO y hasta de AQUELLO y miren ustedes, que a ningún ejecutivo de selección de personal parece importarle lo más mínimo. Es más, alguno me ha dicho así, recientemente, que necesita más para contratarme. Y yo es que, qué quieren que les diga, me parece feo seguir haciendo cosas y tener que ir a las entrevistas con un currículum dividido en tomos enciclopédicos. Que digo yo que ya está bien de este cachondeo gratuito.

Los jovenzuelos de treinta años de hoy en día, esa panda de ineptos e incultos que no sabemos leer, nos pasamos la vida haciendo cursillitos para completar nuestros conocimientos. Las empresas dedicadas a la formación se lo pasan pipa y hacen el agosto con nosotros, pobres memos que nos hacen creer que no sabemos dónde tenemos la cara y que no dejamos de soltar dinero para sentirnos más seguros y creer que pueden dejar de explotarnos porque hemos hecho un máster en servir chupitos de orujo y aguardiente. En definitiva, los jóvenes de hoy en día somos cursillistas, pero en realidad, si lo pienso fríamente no hacemos los cursos adecuados para entrar satisfactoriamente a formar parte de eso que algunos llaman “mercado laboral” y que otros preferimos calificar como “esa mierda de mundo que nos da dinero para pagar las facturas pero nos crea traumas de por vida”.

Así bien, servidor, que es la mar de considerado y más cuando se bebe unas copichuelas, insiste en crear un curso de formación para todos los lectores de este humilde blog que les servirá para tener un puesto de trabajo estupendo y megagenial. De la nada, os presento el Máster en Técnicas de Posicionamiento Laboral Rastrero. No se necesita formación previa. Es más, cuanta menos formación tengas, mejor.

Modulo 1: los valores no dan de comer.
¿De qué sirve tener valores? Testimonios de personas que tienen valores pero cuyas vidas apestan más que los bares ahora que no se puede fumar y se puede apreciar el olor a chotuno del personal en todo su esplendor. Tener principios, ser un pringado y no tener un duro: conceptos y relaciones entre ellos. Ser idealista no sirve de nada. ¿Te crees Gandhi o algo? Cómo transformar los valores en algo útil: ser solidario con uno mismo; ser empático con uno mismo; ser compañero de uno mismo; la amistad está sobrevalorada, excepto la amistad con uno mismo… Tú, tú y tú: lo más importante del mundo. Cómo sacarse la pelusilla del ombligo mediante un gesto elegante.

Módulo 2: Pelotología.
La importancia de hacer sentir especial a los que pueden echarnos un cable, por muy piltrafas humanas que sean. Por el interés te quiero, Andrés. Cómo educar a nuestros hijos para que sean unos pelotas de provecho desde el cole. Llevar la contraria, despido e indigencia: conceptos y relaciones entre ellos. Los deseos de las personas con poder son órdenes para nosotros. Sonreír y decir siempre sí. Redefinición de conceptos y autoconvicción: no eres pelota, sino alguien que sabe ver lo bueno de la gente que tiene por encima. Castración: el pelota no tiene huevos y nunca los tendrá. El arte del “sí, buana”. Cómo decir “es usted maravilloso” a sujetos ineptos e incultos e impresentables de diversa índole en cinco idiomas.

Módulo 3: Trepología.
Concepto de trepa. La importancia de ser un pelota rastrero. El arte de pisar a tus compañeros. ¿Escrúpulos? ¿Qué es eso? No sentir nada cuando los compañeros lloran por algo que les hemos hecho. Cómo usar a la gente para llegar a lo más alto. La honorable práctica de colgarse medallitas y restar mérito a los demás. Técnicas manipulatorias para parecer el bueno de la película y la víctima de las situaciones. Gritar más para que parezca que somos más importantes y que tenemos más razón. Despreciar el trabajo de los demás delante de todo el mundo. Convencer a los jefes de que nadie hace bien su trabajo excepto tú. Hundir a los débiles. La puñalada en la espalda: esa gran amiga.

Módulo 4: Enchufismo.
Tener amigos hasta en el infierno. Cómo ser más falsos que un billete de cuarenta euros. Aprovechar fiestas y reuniones para hacer amigos importantes. Los enchufes no son favores, sino algo que te mereces. Nunca tomar partido por nadie. La ancestral técnica de crear parentescos de la nada: ser el primo del sobrino del hermano del amigo de la madre del jefe ayuda. Tirar de papá y de sus amigos. La importancia de la posición social. Cómo ir de digno una vez que nos insertan en la empresa y que la gente piense que, en realidad, nos han cogido porque somos listos y trabajadores, no lo peor de lo peor.

Módulo 5: Pegarte la vida padre.
Cómo no hacer ni el huevo sin que se note. Poner de excusa que tienes problemas personales para trabajar menos que tus compañeros (que también tienen problemas, pero menos importantes que tú, claro). Utilizar a tus hijos para salir antes de trabajar o llegar más tarde. Cobrar más que nadie sin que nadie lo sepa. Cómo utilizar las horas de trabajo para solucionar papeleo, ir de compras o llamar a tu prima la de Albacete.

Módulo 6 (avanzado): Malversación.
Las cenas, las putas y los masajes en spa como gastos de empresa. Desviar fondos y que parezca normal. Llamar a China desde el teléfono de tu mesilla todos los martes y jueves. Robar material de oficina y venderlo en el mercado negro: bic cristal pinta normal, pero los rotris se cotizan más. Hacerse contable para que parezca más creíble todavía. Huir de la justicia emigrando al cono sur. Charla con Cachuli.

Módulo 7 (avanzado): Chochillismo.
El arte de ser una chochito. La minifalda: esa gran compañera. El escote: puede sacarnos de muchos problemas. Tomar cafelito y que parezca que forma parte de tu trabajo. Cómo parecer tonta siempre, incluso cuando es imposible quedar como un memo. El pintaúñas como herramienta de trabajo. Ser rubia de bote y tonta natural. Identificar a las otras chochitos y formar piña con ellas. Reír como si te hubieran practicado una lobotomía. El flirteo con el musculitos de márketing. Tener pezones que podrían cortar cristales y que se note: que tus pezones sean los pomos de esas puertas hacia el futuro.

Módulo 8 (avanzado): Rodillerismo.
Rodilleras: ¿es la gomaespuma la mejor opción? Llevar protector labial siempre encima. Los bajos de las mesas: un mundo por descubrir. Ejercitar el estómago. Ejercicios para evitar atragantamientos. Poner la boca en forma de O y evitar mordeduras. El pelo entre los dientes: ese gran enemigo. Eliminar los restos de las comisuras antes de salir del despacho. Prácticas con un pepino.

Prácticas en empresas. Teletutor disponible veinticuatro horas. Prácticas en centros asociados (especialmente para el módulo 8: chuparla bien es importante. De hecho, es requisito indispensable para aprobar).

Apúntense. Con este título, que sí tiene en cuenta cómo funciona actualmente el mercado laboral, SÍ conseguirán un trabajo. Garantizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s