Decidido

Dios tendrá que jubilarse. Tarde o temprano acabará hasta las pelotas de todas nuestras súplicas, de que pasemos de él, de que los maricones nos casemos, de que la gente mencione su nombre en vano (Manolo, por Dios, te he dicho mil veces que no intentes metérmela por el culo). Estoy seguro de que a Dios le quedan tres días en ese cargo que lleva ostentando desde hace tanto tiempo. A pesar de que no lo hace demasiado bien (con la de años que lleva) no lo suelta el tío ni p’atrás. No es que crea que lo vaya a dejar para trabajar en algo mejor (aunque lo mismo lo deja para ser Satanás durante un tiempo, como quien trabaja en un McDonald’s mientras decide qué quiere hacer con su vida), sino que más bien lo hará para pegarse la vida padre, mandarnos al carajo y todo eso.

Y digo yo que cuando Dios se jubile es muy probable que salga la oferta de empleo en Infojobs. Ya saben ustedes, uno de esos portales aparentemente la mar de útiles en los que hay chorrocientas ofertas de trabajo. Porque, eso sí, como dicen los enteraillos, haber trabajo hay, quien no curra es porque no le da la gana. Lo dicen siempre esos que, casualmente, tienen un trabajo de puta madre y media vida resuelta (ya se sabe que en este país nos encanta hablar sin fundamento). Y lo dicen, sobre todo, refiriéndose a los jóvenes de hoy en día, entre los cuales me incluyo a pesar de estar ya al borde de la treintena. No es que me incluya porque me sienta taco de jovial y me encante emborracharme hasta las siete de la mañana fin de semana sí, fin de semana también, sino que lo hago porque mi vida es muy parecida a la que llevaba cuando tenía veinte años. De hecho, tengo las mismas, las mismicas, posibilidades de encipot… de emanciparme. Con decirles que es mucho más probable que mi madre se vaya de casa a que lo haga yo… La cosa es que nos critican, que esos señores que se las dan de listos nos dicen que los jóvenes no trabajamos porque no queremos.

En parte tienen razón. Infojobs está lleno de ofertas de empleo superchulis. El otro día, sin ir más lejos, me llegó al correo una oferta para ser mozo de cuadra y otra para ser frigorista. Que no es que no me parezcan empleos superdignos, pero es que tienen tanto que ver con mi formación en Periodismo como Paulina Rubio con afinar y cantar bien: vamos, nada, cero. Por no hablar de que si usted decide echar un vistazo en esa página llena de ofertas de empleo encontrará que el noventa por ciento de las posibilidades de trabajar se circunscriben a vender, a ser comercial, a ser uno de esos tipos que llaman por teléfono o paran a desconocidos por la calle para que se hagan de esta compañía o de otra. Esos tipos que, usted y yo lo sabemos, miramos con cierto miedo y que si podemos evitamos: cambiamos de acera si es preciso con tal de que no se nos acerque el de la carpetita a comernos la cabeza y a suplicarnos con ojos de cordero degollado (o, lo que es lo mismo, de joven en la veintena con título universitario y ninguna posibilidad de insertarse en el mundo laboral) que le hagamos un poco de caso. Que es que te dan ganas de apadrinarlos y todo de la penica que dan, del nudo que se te coge en el estómago.

Total, que los enteraillos dicen que si no trabajamos es porque no queremos. Y es entonces cuando alguno de nosotros, el que no se deja amilanar por esos listos, dice eso de “es que yo quiero trabajar de lo mío”. Esto ya es el acabose, porque es justo en este momento cuando sale otro más listo todavía y te suelta eso de: “¿y por qué no te vas fuera? Es que los jóvenes de hoy lo queréis todo hecho. Pues vete fuera, que hay trabajos de lo tuyo a patadas“. Sí, tía, la gente sabe mogollón sobre el mercado laboral internacional: de repente, todo Cristo se ha convertido en experto y está al tanto de las estadísticas de paro en Eslovenia.

Y es verdad, es probable que haya algún trabajo de lo tuyo en un pueblo perdido de Soria. No voy a entrar en detalles sobre las ganas que me entran a mí de pirarme allí donde Matusalén perdió la alpargata izquierda para no herir sensibilidades de la gente que vive en pueblos de la España profunda. Lo peor no es que te tengas que ir a tomar por culo para trabajar de lo tuyo, que en un momento dado, pues si hay que ir para meter la cabeza, pues se va. Lo peor es que el trabajo que te ofrecen en un pueblo perdido de Soria tiene las siguientes condiciones:

-Contrato temporal nefasto: categoría auxiliar administrativo. Ni se vayan a pensar que los van a contratar en su categoría profesional… Eso sólo ocurre en los cuentos de la factoría Disney.

-Horario laboral puteante: o sea, pongamos como ejemplo el atractivo trabajo de periodista: de 12 de la mañana a 2 de la tarde y de 5 de la tarde a cierre. Entendamos por cierre una hora indeterminada y fluctuante entre las 11 de la noche y las 2 de la mañana. Por supuesto, descansando dos días cada 10 o 12. Olvídese de tener vida.

-Sueldo mísero e irrisorio: lo de no tener vida le va a venir muy bien, porque con la media de 600-700 euros brutos que le van a pagar no le va a dar ni para pipas. Es más que probable que tenga usted que compartir piso con siete u ocho personas y que sus padres tengan que hacerle algún que otro ingreso monetario para que pueda usted pegarse el lujo de… comer.

O sea, vamos a ver, que nos entendamos: para trabajar de lo mío, no sólo tengo que irme a tomar por culo, sino que además tengo que hacerlo por una mierda de puesto de trabajo donde no me dan ni para comer arroz y pasta a diario y donde las posibilidades de aprender algo que no sea “cagarse en los muertos del gilipollas de tu jefe” son tantas como las de que Jesulín sea Premio Nobel. ¿Y a la gente le sorprende que nos quejemos? Pues sí, les sorprende. Que es que dicen que nos quejamos de vicio, que pedimos demasiado por querer que no nos timen, que no nos contraten por enésima vez como becarios, cobrando un sueldo de mierda (si es que llegan a pagarte, si es que tu genial jefe no se lo ha gastado en alcohol y en putas), trabajando la leche de horas (sin cobrar, por supuesto, horas extra) y aguantando que la gente se pase tu trabajo por el ojete como deporte. Hay que ver… mira que quejarnos con lo bien que estamos…

Por eso digo que Dios tendrá que jubilarse, tarde o temprano tendrá que hacerlo. Y en el momento en que lo haga pienso conseguir su empleo. Está decidido. Lo primero que haré cuando sea Dios será adjudicar el puesto de trabajo de todos esos listos bien colocados que nos critican y que afirman que nos quejamos de vicio a jóvenes parados y sobradamente cualificados que se lo merezcan (los hay a patadas, por cada oficina de empleo debe haber unos cuantos miles). A ver cómo se las apañan esos enteraillos para desenvolverse en esta mierda de mundo laboral sin sentirse estafados, frustrados y denostados y sin pensar una y otra vez que todo esto que sucede a nuestro alrededor es un insulto a la dignidad y a la inteligencia. Ya verán ustedes cómo les canta otro gallo y cómo cambian el cuento que se atreven a contar.

Bueno, y ya que estoy, lo segundo que haré cuando sea Dios será dejar irreversiblemente mudos a Carlos Baute y a Melendi.

No me digan que no tengo aptitudes para ser Dios, que no abogo por un mundo mejor…

Anuncios

5 comentarios en “Decidido

  1. Animalito dijo:

    Me alegra mucho que hayas vuelto a escribir (y de una forma no tan dramática y apocalíptica). Soy la típica leyenta que siempre lee, pero nunca comenta. Muchas de tus entradas y columnas me sirven cual el libro “sufrir de amores” de Terenci Moix para darme cuenta de que uno se puede considerar relativamente cuerdo.

    En cuanto a la entrada de hoy decir que soy uno de esos que “se fue fuera”. Soy tan moderno que llevo en Alemania desde unos meses antes que saliera la Merkel por la tele con cara lasciva pidiendo que vinieran para aquí los españoles. La verdad es que quiero y espero quedarme. Soy recientemente licenciado, con buen expediente y sé que la única opción que tengo en España es meterme en un bucle indefinido de prácticas nada o poco renumeradas o bien optar a trabajaos como los que describes (la tercera opción es opositar. La obsesión y alabanzas de muchos españoles a las oposiciones dan, no sólo para una entrada de un blog, sino para un blog entero).

  2. Mi ex compi de la tele, al que me encontré el otro día, me ha dicho que ahora está en un puesto igual pero en peores condiciones: cobrando 700 euros y poniendo su coche y pagando la gasolina, por lo que al mes le quedan 400 euros limpios por trabajar toda la jornada.
    Super a favor de que Zeus si existe se jubile

  3. Blonde Moon dijo:

    Me parece genial el movimiento de Juventud sin futuro, al menos por ahora, lo has visto??
    El trabajo digno es un derecho de todos, tengamos más o menos formación.
    Nos sentimos engañados porque nos vendieron la titulitis como la única forma de alcanzar un puesto de trabajo más digno y como una forma de subir de clase social y no tener que resignarse a lo de siempre. Pero es una mentira más. Entre otras cosas, porque el poder siempre busca nuevas formas de diferenciarse, de separarse del pueblo y perpetuarse. Además, la mayoría de trabajos se dan por contactos. Asistimos a una democracia de mentira y a una pérdida de derechos sociales. A mí también me molesta cuando me preguntan por qué no me voy fuera. No hay nada prometedor fuera, más de lo mismo, porque el sistema no es sólo de Málaga. Y si una si se tiene que reiventar, se reinventa, pero es que tampoco veo muchas alternativas…

  4. Pues no sé, viendo ciertas televisiones, escuchando radios, o leyendo periódicos, yo creo que la formación de periodista es muy apropiada para mozo de cuadra… sip.
    :P:P

    jijijiji

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    PD. si consigues el peusto de Dios, acuérdate de mí, para lo de vivir bien sin dar un palo al agua… ains.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s