Clásicos de ayer, hoy y siempre

“Ahora mismo no sé lo que quiero”, “no estoy preparado para una relación”, “no creo en el amor”… Hay determinados clichés que, a pesar de resultar de lo más manido, se siguen utilizado como excusa para terminar relaciones. La originalidad brilla por su ausencia…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo que oigo cuando me hablas, tía.

Cuando uno es sociable, es decir, le echa un par de huevos para salir a la calle y conocer gente, con todo lo que ello conlleva (esto es, exponerte a los problemas mentales de todo cristo: que la gente no sabe dejarse sus traumas donde deben estar, leñe, enterrados en la infancia, que los psicoanalistas también tienen que comer) uno se da cuenta de muchas cosas. Entre ellas, quehay una lista de clichés fijos, de frases hechas, que son como comodines y que sirven para cualquier situación y/o maricón.

Querido lectora, la tele ha hecho mucho daño: la gente se cree que está todo el tiempo delante de una cámara interpretando el papel de su vida. El cole no estimula la imaginación y la creatividad, y, claro, el personal tira de películas o telenovelas de sobremesa. Y encima se creen que quedan de puta madre, cuando, en realidad, no están diciendo nada. Ya sabes, tía, lo típico: conoces a alguien, sea en el dentista, en una biblioteca o en un bar de ambiente, y resulta que cometes el fatídico error de hablar con las personas en lugar de poner el salvapantallas o, sencillamente, fornicar como un poseso con ellas. Entonces siempre se da una situación en la que surge la típica frase que has oído unas tres mil quinientas veces, tirando por lo bajo. Por ejemplo…

-Es que a mí me han hecho mucho daño. Y entonces, claro, me cuesta relacionarme con los maricones; porque, verás, yo lo he pasado muy mal. Yo conocí al que creí que era el amor de mi vida con 24 años y me dejó y ahora pues me cuesta mucho volver a relacionarme y a confiar en los hombres. Lo he pasado tan mal, que tienes que entender que se me vaya la pinza y tenga una conducta más errática que Melendi borracho en un avión. A mí esto me encanta porque yo no sé si los sujetos que dicen esto tan alegremente, como si sus vidas fueran unos auténticos dramas, se han parado a pensar que a estas alturas a todos nos han hecho pupa y no vamos por ahí balbuceando ni llorando en plan víctima. De manera que, querido, si a ti te han hecho mucho daño, a mí también. Así que, o nos comportamos como personas adultas que superan sus problemas y no los pagan eternamente con todos los posibles novios/rolletes/follamigos/rocescasualesnocturnos del presente y del futuro o pedimos el bono especial 2×1 en el psicólogo de la esquina. Como tú veas, pero dímelo ya.

-Es que yo soy así. Y tienes que respetarme. Es lo que hay. Y si soy un chulo de mierda pues te fastidias porque yo soy así. Y si me como el hocico con todo bicho viviente a pesar de que te estoy vendiendo la moto de que quiero una relación seria contigo, pues te jodes, porque es que yo soy así, ¿sabes? Y si ahora no te hago caso para que vengas detrás mía, pues tú me respetas y vienes detrás mía y haces lo que yo te mande, porque es que yo soy así. ¿Tú? ¿Que qué pasa contigo? Ay, perdona, yo es que desde que me han hecho tanto daño sólo pienso en mí mismo. Soy así. Esto es poner de tu parte para tener una relación y lo demás son tonterías. Guay.

-Es que tú no me conoces. No sabes nada de mí, no puedes juzgarme, no tienes ni idea. O sea, esta es la típica situación en la que le dices al tipo “mira, bonico, eres un gilipollas, un niñato y estás nominado por haberte comportado como un animal de bellota”. Y él te suelta lo de que es que tú no le conoces. Y es cierto, no le conoces. De hecho, si empezaste a relacionarte con él fue para conocerle y por eso tienes que establecer juicios de valor en base a su comportamiento. Ni más ni menos, lo que hace la gente cuando se relaciona, maricón. Que digo yo que si quieres que te conozca compórtate como una persona sana y equilibrada y déjate conocer, no me vengas con historias. Pero claro, como le han hecho tanto daño, se ha creado un escudo que oculta su verdadera personalidad. Superchuli, tía. Pero lo hace para que no le ataquen los demonios, en plan círculo protector de las Embrujadas (Charmeden el extranjero).

-No eres el tipo de chico que me gusta. Eres muy majo, pero no eres mi tipo. O sea, tía, espero que no me hayas malinterpretado, pero es que tú y yo no funcionaríamos. Es que ni de coña. Eso sí, esto lo dicen cuando se han pasado horas, días e incluso semanas llamándote a todas horas, haciendo comentarios tendenciosos y bromas sexuales, habiéndote comido el hocico y habiendo mantenido un flirteo explícito entre maricones tan enorme, evidente y mayestático que a Rouco Varela se le habrían saltado los empastes. Porque los que te dicen esto no se han dado cuenta en ningún momento de que estaban tonteando contigo, qué va. Y, lo que es mejor, te harán pensar que eres tú, que es que los has malinterpretado y que te arrimas y te haces ilusiones con cualquiera que te haga una chispa de caso. Pues claro, que hablaras de los 25 hijos que íbamos a tener juntos no debería haber dado pie a que yo pensara que podríamos tener algo. Qué tonta.

-Es que ahora mismo no sé lo que quiero. Estoy hecho un lío. Yo soy una persona supercomplicada. Claro. Porque tú sí, tú sabes perfectamente lo que quieres y lo que vas a hacer con tu vida de aquí a los 57 años, habiendo planificado día a día lo que te vas a poner, lo que vas a decir, lo que vas a comer y hasta el número de veces que te la vas a cascar. Él no ha planificado su vida. Animalico. Qué desastre. Que se haga perroflauta, que lo del rollo caótico alternativo vende mucho y también tiene su público.

-No estoy preparado para mantener una relación. Por supuesto, tía. Entiéndelo. Es que él no hizo el cursillo gratuito aquel para desempleados sobre “cómo prepararse para hacer vida en pareja con otros maricones”. Tú sí, lo tienes ahí, junto a tus otros 2345 títulos y hasta sacaste matrícula de honor en el módulo “cómo identificar al tonto del pueblo”.

-Yo es que soy muy sincero. Y me encanta la sinceridad. Entonces, por eso te digo las cosas a la cara. Aunque te esté faltando al respeto. Qué más da si destrozo tu autoestima, yo estoy siendo sincero y si te ofendes tienes un problema. Por supuesto, ni se te ocurra decir algo sobre mí o sobre mi persona, que es que, además de sincero, soy muy sensible.

-Yo es que ya no creo en el amor. ¿Sabes? Estoy por encima de eso. Y me he desenamorado. El amor no existe, es una invención. Yo ya no. Y digo yo… si no crees en el amor ¿para qué coño te haces un perfil en cada página de contactos buscando pareja y por qué te estás empeñando en contarme tu vida aquí, tirado en la cama, semidesnudo, después de haber echado un polvo, si ya deberías haberte subido las bragas y haberte largado a follar con otro?

-Me gustas mucho. Por eso creo que debemos dejarlo. ¿Hola? Me he perdido, ¿me prestas los apuntes?

-Tenemos que dejarlo. Pero podemos ser amigos. ¡Qué chuli! Mira, es que, no sé, ¿sabes? Así, por decir algo. Yo no quiero que seamos amigos. Yo ya tengo muchos, muchísimos amigos. Y, por si se te había olvidado, estoy enamorado de ti. Pero gracias por ser tan considerado. Eres tan bueno y generoso ofreciéndome tu amistad como premio de consolación… Gandhi a tu lado era un mero aficionado.

-Dame tu número y ya si eso te llamo para tomar café. Claro que sí. Para tomar café. No para follar, no. Para tomar café. Y lo peor es que no te llama ni para una cosa ni para la otra. Pero de algún modo hay que rellenar las 500 entradas de la agenda que traen los móviles de hoy en día.

En fin, que al final, lo que te queda es resignarte y concluir que el día que tú vayas a dejar a alguien al menos vas a tomarte la molestia de inventarte algo nuevo, original y creativo. Por variar, vamos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s