Queridos Reyes Majos, quiero el Besametonto Award

Esta noche vienen los Reyes. Supongo que os habéis dado cuenta, que no sois tan tontos; sobre todo porque ocurren cosas muy raras a vuestro alrededor, como que la gente se pone histérica y no sabe hacia dónde va ni que coño quiere, y las tiendas se llenan de individuos desquiciados que son capaces de matar por una muñeca horrorosa. Individuos que hace tres días estaban buscando el regalo más barato y aparente con el que impresionar a sus suegras, pero que hoy ya, al límite de la Noche de Reyes, directamente cogen lo que haya en cualquier estantería, sea lo que sea, y se lo llevan a una cola descomunal, al final de la cual, muy pequeño y de los nervios, se ve un dependiente hastarcoño del mundo. Es todo tan bonito… Esta mañana una señora me atropelló en el pasillo de un centro comercial y juro por todos los videoclips de Rihanna (que debe tener unos 3.500, con lo joven que es, coño, que a veces pienso que saca más videoclips que canciones) que tenía ojos de bicho malo y la lengua verde. Sí, como Paulina Rubio. Sí.

Yo no iba a hacer la carta, pero al final me he puesto a pensar y me he dado cuenta de que el que no llora no mama. Y a todos nos gusta mamar recibir que nos regalen cosas bonitas. Así que, hale, a pedir.

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido muy bueno. He sido un niño excelente. De verdad. No os lo escribo como en cuarto de EGB, cuando os mandé aquella carta llena de mentiras y tendenciosa porque quería una Master System II (puedo reconocerlo libremente porque, por si se os ha olvidado, nunca me la trajisteis. Por este motivo me he vuelto un alcohólico, por el trauma infantil que me supuso). Este año os lo digo muy en serio: me he portado estupendamente. He hecho un montón de mierdas cosas geniales que me han llevado al estrellato y además he hecho multitud de amiguitos a los que nunca he gritado, ni he insultado, ni he menospreciado. Y, no es por nada, pero Sus Puñeteras Majestades de Oriente reconocerán que tengo mi mérito, porque lo de tratar a tus amigos con la punta del pie y usarlos así, cuando te viene en gana, es tendencia. Me lo han dicho a mí. Este año en Cibeles los pantalones y faldas van a llevar la marca de la suela del zapato en el culo, directamente, para que sea mucho más fácil que nuestros seres queridos apunten para asestarnos la patada en el trasero según les convenga. Cómo avanzamos. Estos señores de la moda nos llevan años de ventaja. Están en todo.

He sido muy simpático y he sonreído mucho en mis presentaciones para vender cantidad de libros. También he conseguido mi propósito de quejarme menos del mundo (esto es mentira, pero queda muy bien. Además, creo que mientras en 2010  me quejé una media de dieciocho horas al día, durante 2011 he bajado a diecisiete horas y media). He rechazado chupitos de vodka caramelo y Jagermeister o como coño se escriba (sí, vale, porque me sientan fatal, lo sé, pero lo que cuenta es que no me los he tomado y los he cedido a amigos y conocidos. He sido una persona generosa. Eso sí, los de tequila me los he bebido todos). Me he contenido a la hora de entrar en provocaciones cuando determinadas personas me han buscado (y lo han hecho y mucho, Baltasar, tú lo reconocerás), llegando a veces a echar espumarajos por la boca de la ingente cantidad de insultos y sarcasmos que se me agolpaban en la punta de la lengua, pero sin perder nunca, jamás de los jamases, esta elegancia que me caracteriza.

Total, que yo os pido, a ser posible, no sé, vamos, por decir algo, a ver si puede ser que deje de trabajar gratis o por cuatro duros. Es que no mola mucho, ¿sabéis? Dejad de reíros y de decir que Rajoy va a crear empleos de limpiabotas superchulis para todos, que estoy escuchando vuestras carcajadas hirientes desde aquí. Pues eso, que estoy un poco hartito de hacer cosas a muy bajo coste. Que no soy ningún lumbreras, pero que talento no me falta y soy muy majo, me adapto a casi todo y hago unos cortes de manga muy graciosos y enérgicos cuando me tocan las pelotas… Eso debe servir para algo. Que digo yo que, por variar, me podrían ofrecer un puesto de trabajo estable, ¿no? Venga, va, anda, por fa, que le quiero dar uso a los títulos, que lo de  enrollarlos para pegarle a mis exnovios no cuenta… Que sé hacer de todo, hasta encajes de bolillo con el ojete si me pongo (es lo único que me falta en el currículum).

También os pido que me hagáis más guapo, más alto, más tío bueno y más todo. No sé, por pedir… Pero sin operaciones, ¿eh?, a golpe de varita. Nada de quirófanos. ¿Y podéis hacerme un culo más bonito? Vamos a ver, Melchor, tampoco es para ponerse así. Sí, sí, ya. Entiendo. Que no sois Cambio Radical, ya. Pues es una pena, ¿eh? Porque yo le pedía a mi vecina una cara nueva. Qué fea es la jodía. No, si no se la pido por ella, se la pido por mí, que siempre es mejor ver cosas bonitas cuando uno va caminando por un pasillo estrecho y en penumbra. Pero bueno, ¿qué es eso de que me vaya a vivir a un cuarto oscuro? Que os he oído, por favor…

Quiero ser un escritor famoso. Sí. Venga, que mi libro se venda mucho. Yo sé que vosotros tenéis mano en eso. ¿Por qué no? Vamos a ver, ¿cuál es el regalo más demandado? Ea, pues podríais regalarlo con el dildo. En Chin Chin Aflelú, o como coño se escriba, te regalan tres gafas (hasta pa’ el gato, niña, te dan gafas hasta pa’ el puto gato del vecino). Pues mejor mi libro. No, otra polla no, que luego la gente se pone muy tonta y no sale de casa. Y “Entrada + Consumición” es una bonita lectura para después de un toqueteo. Sexo y risas. Qué os cuesta, anda, que seguro que si ponéis el libro junto a un instrumento fálico llama más la atención. Gaspar, hijo, mira que eres antiguo. Sí, yo se lo propuse al de la librería que hay bajo casa, pero no le hizo mucha gracia la idea. A lo mejor es porque la librería es cristiana. Pero, joder, con más razón…

¿Y un Mac? ¿Me lo podéis traer? ¿Que decís de que le rece a la Virgen de las Maricas Desgraciadas a ver si así me lo encuentro un día flotando en un haz de luz?

En fin, visto lo visto, ya que no me vais a traer nada de lo que quiero, lo único que os pido es ganar el Premio Besametonto al Mejor Blog. Sí, ya sé que la llevo clara si pretendo ganar con rivales como Abel Arana o Ambiente G entre otros, pero chico, espero que si no podéis traerme eso, al menos me mandéis un par de botellas de wisky. No es que a mí me guste embriagarme, ya sabéis que no, pero de alguna manera tengo que superarlo y frotarse la piel en una bañera con un estropajo Nana no siempre quita la pestucia a fracaso.

El día 12 comenzarán las votaciones. Es taaaaan fácil hacerme feliz…

Constancia visual de mi nominación, para que quede claro lo importante que soy y mi ego se hinche hasta explotar y salpicaros a todos.

Anuncios

2 comentarios en “Queridos Reyes Majos, quiero el Besametonto Award

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s