La enésima crisis existencial

Las crisis existenciales siempre llegan en los momentos más oportunos. Parece mentira, pero es así. Las muy condenadas aparecen inesperadamente y repletas de angustia, listas para ponerte el nudo en la garganta en el lugar preciso para que no pase ni la comida, ni la saliva, ni el aire. Poseen un carácter dantesco que logra que en pocos segundos uno se perciba a sí mismo como una especie de desequilibrado. “Estoy fatal de lo mío”, se dice uno, intentando quitar hierro al hecho de que se está planteando demasiados interrogantes. Y, sin embargo, las crisis existenciales se agradecen porque, en cierto modo, consiguen que te percates de cosas muy importantes que estabas pasando por alto.

Este año he cumplido esa especie de propósito que en el fondo no era más que la firme obediencia a mis deseos más profundos: no he pisado la Feria. Y no, no ha sido por repelús hacia el diseño del cartel aquel, sino, simple y llanamente porque no me apetecía una mierda. Es que parece mentira, la enorme cantidad de cosas que solemos hacer solo porque nos vemos obligados por las circunstancias o por quedar bien. Eso mismo le comentaba el otro día yo a una que yo me sé en una ciudad completamente diferente a la mía, lo mucho que detesto el escaso margen de libertad que nos deja esta vida moderna para ser quienes somos. Qué trabajo cuesta hacerse sitio y mantenerse firme, qué ardua labor la de no permitir que lo más auténtico de uno mismo se pierda entre los entresijos de la cotidianeidad y otras memeces. Sí, memeces, porque lo importante, lo verdaderamente relevante es otra cosa.

El hecho de haberme alejado ha sido el pistoletazo de salida para sumergirme en mi crisis existencial, que ya llevaba unas cuantas semanas esperando pacientemente el momento de apoderarse de mí. Está bien, no me quejo, los viajes sirven para eso, para pensar en lo que uno deja atrás, en lo que le gustaría encontrarse al volver y en aquello que le sume en el tedio y la desidia más profunda.

Quizás sean tiempos para averiguar, una vez más, lo que quiero y lo que he dejado de querer. Hay cosas que quiero hacer y que no estoy haciendo y hay cosas que estoy haciendo que nunca quise hacer. Es complicado comprenderlo, pero a la vez es muy sencillo. Lo último que deseo es convertirme en un amargado contrito que se detesta a sí mismo más que a cualquier cosa. Así que puede que sea el momento idóneo de tomar decisiones y hacer cambios, perseguir sueños y buscar luces. En suma, volver al principio sólo para reflexionar acerca de lo que de verdad deseo.

Si algo he aprendido de las crisis existenciales que me han asolado a lo largo de mi vida es que de todas ellas he salido mejor parado de lo que pensaba.

Anuncios

Un comentario en “La enésima crisis existencial

  1. Ángel dijo:

    Esas reflexiones se las debería hacer la humanidad al completo, yo creo que con eso salíamos de la crisis económica, de tantos que dejarían sus trabajos y cambiarían sus habitos de vida. Luego la realidad nos va engullendo para hacernos nuevamente esclavos y ponerrnos un dedo en la boca haciendo sssssssssssshhhhhhhh como en la foto de los centros médicos, la típica enfermera procurando un ambiente pacífico y sereno para con los pacientes. De todo se aprende y estoy seguro de que no te arrepentirás de las decisiones que tomes para poder hacer tu propia vida más intense y repleta de aquello que valoras y necesitas para sentirte feliz. Al fin y al cabo la existencia es finita y es lógico que intentemos usarla para nuestro propio bienestar y no para lo contrario, aunque no sea tan fácil hacerlo como decirlo, merece la pena luchar e intentarlo. Estoy contigo en que las crisis ayudan a establecer nuevos valores y metas, como tú estás haciendo en una común depresión postvacacional. Un abrazo y ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s