Me lo debo

Me insultabais y yo me insultaba.

Me despreciabais y yo me despreciaba.

Me rechazabais y yo me rechazaba.

Os imité. Me puse de vuestra parte antes que de la mía. Fui vuestro espejo, uno que reflejaba el cuerpo completo, incluso por dentro. Era menos doloroso que admitir que vosotros, que debíais haberme querido y protegido, erais precisamente quienes más me estabais haciendo sufrir. No siempre las personas que supuestamente han de quererte te quieren.

Aprendí a tratarme del mismo modo en que me tratabais. Porque maltratarme era menos doloroso que admitir la verdad, que mirar hacia dentro y sentir la intensidad de la tristeza y del sufrimiento que ese otro yo (pequeño, menudo, indefenso, un niño) estaba sintiendo. Por lo que le estabais haciendo. Os di la razón y os dije que me lo merecía.

Ahora que he aprendido a enfocar correctamente por fin he logrado ver y ponerme de parte de ese otro yo (pequeño, menudo, indefenso, un niño). Y también he logrado veros a vosotros. Ahora todo es mucho más claro, desgarrador pero claro. Estoy cansado de justificaros. Me hicisteis mucho daño. Os di la razón y os dije que me lo merecía. Pero no era verdad.

No pienso volver a ser vuestro reflejo.

No voy a seguir encubriendo lo que me hicisteis ni voy a continuar con esta farsa.

No pienso volver a ser cómplice de vuestro secuestro.

Me lo debo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s